Hola, soy Marlyn De la rosa Herrera


Poeta y escritora colombiana.
¡Bienvenidos a mi página web!

¿Buscas que leer ? aquí  encontraras la mejor poesía e historias fascinantes…

Las Cartas a Hipolito 

sinopsis

Es la historia de un pueblo; San Juan de Asís, que vivía de manera tranquila y apartado del resto de la sociedad por su propia voluntad, pero que de vez en cuando aceptaba la presencia de uno que otro forastero. Estaban acostumbrados a la monótona vida que durante años edificaron, y se consideraban felices, pues no tenían problema alguno. Hasta que alguien decidió cambiarlo todo... nada volvería a ser igual; ni la tierra que pisaban, ni el aire que respiraban, les devolvería la tranquilidad que habían perdido. Ella era la responsable de todo; Emilda, la mujer que les robaría la cordura y sus vidas. Ahora sus mentes y corazones eran reservados y hostiles, le temían a todo, y sobre todo a lo que llegara de afuera. Ella trajo a un ser, llamado Hipólito, y ellos le habían dado vida... que era? un hombre, un espectro, una fantasía, no lo sabían, pero lo que si sabían era que dedicarían toda su existencia a averiguarlo. Mientras, debían mantener viva a la persona quien lo había parido...la odiaban, sí que la odiaban, pero sin ella, sus vidas no tendría sentido. Mito o leyenda, quizás el producto de sus locuras, o la excesiva imaginación llevaron a este pueblo a centrar su vida en una sola cosa, y el padre Manuel, quedaría en medio de ese gran dilema.


 INICIO DE LA HISTORIA


Mírala... pobrecita, tan tierna y tan bella; parece loca, bueno, muchos creen que está loca, también yo, pero me reservo ese comentario para no sonar injusta e irresponsable. Vez sus dedos; están gastados de tanto escribir. Mírala...Pobrecita, siempre se sienta en esa banca como para aislarse de los demás, pero todos podemos verla tan solo con asomarnos a la ventana. Pobre...ese lugar esta oscurito verdad?, ahí da muy poco sol, por eso no podemos ver muy bien lo que hace. Sabes, la comunidad está pensando en cortar las plantas para que haya más claridad en ese sitio y así ella ni se sienta sola. Conoces a su mama; Emilda, la que vive al lado de Julito vega, el señor que se la pasa borracho y que la única compañía y riqueza que tiene son perros desnutridos y sarnosos que causan lastima... por la calle principal para mejor referencia. Todavía no sabes quién es?, Emilda del socorro contreras Zabaleta; esposa del difunto Jesús maría julio...bueno, tu nunca has visto a una mujer alta y que siempre viste de negro, ella es delgada y tiene como sesenta y ocho o' setenta años, aunque ella lo niegue y afirme que tiene cincuenta y seis, pero yo sé que eso es mentira porque hace años la escucho decir lo mismo. Ella vive preocupada por su hija y no encuentra que hacer para  sacarla de esa soledad y oscuridad en que hace tiempo vive... es un sufrimiento y una carga muy fuerte para ella porque además de su hija no tiene a mas nadie quien le ayude en este pueblo, pero se lo merece, pues ella fue muy mala con sus semejantes y por eso la vida la está castigando ahora. Que pensaba la traicionera esa, que el pasado seria solo pasado y que la vida no le iba a cobrar todas sus fechorías y sinvergüenzuras que hizo... me desgarra el alma verla así. Pero ven, acompáñame para escribirle una carta a Hipólito, porque yo también lo pienso hacer. Tú no sabes quién es Hipólito?, pues te lo vio a decir. Hipólito es el nieto de Alfonso castro parra, que murió ahogado precisamente por intentar salvarlo a él cuándo en una de sus necedades se cayó al rio , no me creas lo que te digo porque yo ni lo vi , ni es esos momentos estaba yo nacida, pero me contaron y por eso me atrevo a asegurarlo. Pues si, entonces se quedó el totalmente huérfano y al garete en la vida. María canelo, se condolió de él y le pidió que se fuera a vivir en su casa y así le hiciera compañía, tiempo después trabajo como ayudante de don Gonzalo López quien le enseñaría varias cosas que más adelante le permitieron trabajar en el taller de Alfonso guerrero y por medio del cual conocería a Ignacio padilla julio; su mejor amigo, que era el sobrino de Jesús maría julio y por el cual llegaría aquí, a san juan de asís. Andaban en una amistad rara y hasta sospechosa, pues todo lo hacían junto y en secreto, cuando de pronto sin más ni más dejaron de hablarse y cada uno cogió por su lado, y en algunos momentos la gente creyó que era que ambos estaban enamorados de Marcelina Martínez y por eso se habían distanciados, pero no era así, la verdad se descubrió después, cuando se supo que Hipólito con quien tenía amores era con Emilda, y cuando se enteró Jesús maría compro un machete para matarlos, así es que todos los días hacia como si se fuera a trabajar, pero se quedaba escondido en la casa de Julito vega para darse cuenta en que momento era que se encontraban y así cogerlos juntos para hacerles pagar la traición. Hipólito se dio cuenta que lo habían descubierto y se fue huyendo del pueblo, no se sabía nada de él, hasta hace algunos días en que un rumor decía que volvería. Los habitantes del pueblo estamos en contra de su regreso. Todos andaban enloquecidos por el regreso de un tal Hipólito del cual a pesar de que muchas versiones contaban historias con señales y fechas, nadie podía afirmar o dar fe verdadera de lo que estaban diciendo. Versiones iban y venían de alguien del que no se tenía una imagen fija o un recuerdo constante, pues en las mentes de muchos el nombre de Hipólito era raro ya que todos se conocían y jamás y nunca habían escuchado ese nombre hasta cuando en la casa de Emilda se mencionó por primera vez. La rabia en contra de esta señora llevó a la gente a investigar sobre este y a crear conclusiones personales ya que no se atrevían a preguntarle a ella por problemas irreconciliables que habían sucedido años atrás. Ese pasado nefasto y absurdo que la distanciarían a ella con la comunidad comenzó con el corte de un árbol que para muchos fue un atentado imperdonable contra la naturaleza, pero que para ella fue librarse de las miradas entrometidas y chismosas de un pueblo entero. Como a nadie le gusto que ella hubiese cortado el árbol, decidieron vetarla en todos los eventos en que el pueblo se reuniera para hacerla sentir mal y marginarla, pero lograrían todo lo contrario, el orgullo y la dignidad de esta señora estaban por encima de cualquier cosa y no la sometería a dudas e interrogantes, derribo su casa para levantarla al sentido contrario de las demás casas y no permitirle a nadie que se entrometiera de nuevo en su vida privada. La indignación salto a la vista y el coraje y la rabia comenzaron a podrir los corazones y las mentes de la comunidad entera, quienes protestaron firmemente para que se obligara a Emilda a volver su casa a la normalidad y para que no siguiera pisoteando la dignidad del pueblo, y la honradez y la amabilidad de sus moradores; lo cual no conseguirán ya que ella resto importancia a esas protestas, pues esa era su casa, de su propiedad y era libre de hacer con sus predios lo que le diera la gana. Los pleitos caminaban a la mano de las sombras, pero aún no se conseguía nada, nada... solamente la mirada aterrada de quienes todos los días cruzaban para ver la pared fría que enmudecía la calle. Pasarían cosas que acrecentarían el odio y la rabia de los pobladores en contra de Emilda; como la muerte de justa palacio quien en un acto de soberbia tomo una silla y se fue a vivir al frente de la casa de Emilda para ver el momento en que esta, necesitada de compañía, de vida, volteara su casa para ser parte de los demás y así verla derrotada en su orgullo. Eso era lo que ella esperaba, mas no fue así, porque al mes, ni un día más ni un día menos, murió de un infarto y con los ojos abiertos pues juro que no los cerraría hasta ver doblegada a Emilda. Todos la culpaban de esa muerte, todos decían que lo hacía para dividir al pueblo y hacerlo entrar en conflicto para luego burlarse con su tiranía que desafiaba la nobleza de los demás, pero no se dejarían; por las noches lanzaban piedras a su casa para partir su tejado y hacerla temer, de alguna manera u otra la harían cambiar de decisión, o la sacarían del pueblo. La cueva, como todos llamaban a la casa, la describían como un lugar tenebroso y oscuro donde solo habitaban las almas en penas, los espíritus malignos, la maldad de las personas solitarias y mezquinas, era está el centro de atención para todos. Antonia Guerrero, quien un día cruzaba por esa calle, toco la casa y dando gritos como loca salió corriendo y diciendo que se había quedado ciega por varios minutos después de tocar la pared de esa casa, en seguida Gregoria pastrana dijo y juro que cada vez que cruzaba por esa calle y miraba esa casa, las pernas se le paralizaban y su voz se quebrantaba, pero no había querido decir nada porque pensaba que nadie le creería y le dirían que estaba loca. Estas afirmaciones llevaron a la comunidad a exigirle al padre que excomulgara a Emilda de la iglesia y le prohibiera la entrada, pues no aceptarían que alguien con sentimientos tan negativos pusiera un pie en la casa de Dios. Después de todo esto ya no estaban dispuestos a soportarla ni un instante más, pues todos andaban temerosos y asustados ya que en tanto tiempo que llevaban conociendo a Emilda nunca se imaginaron como era ella verdaderamente. Otras personas como Esteban Martinez, mercedes Lopez y Margarita Suarez hacían parte de las que no se iban a dejar intimidar por las maldades de Emilda y por eso todos los días cruzaban por su casa, se arrodillaban, besaban el suelo y le gritaban: Dios es más grande que tú y tu maldad, que tu orgullo y tu soberbia amoral, mujer malvada y de corazón corroído, tu destruida serás como Sodoma y Gomorra. Dios líbranos de la presencia martirizadora y oscura que nos podría perder a nosotros tus hijos buenos. La romería por la calle de la oscuridad; nombre dado a la calle por los pobladores ya que creían que todo lo que la rodeaba era negativo. Día tras día fueron disminuyendo para dar paso a los rumores inquietantes y zozobrosos, ahora todo se hacía misteriosamente, la desconfianza reinaba y cuando salían hacia algún lugar, caminaban tiesos y sin mover la cabeza. Comentarios iban, venían y se decía de todo y se creía todo; desde que Emilda contreras antes buena, ahora mala, se aisló por completo del pueblo....que ella tenía una puerta secreta por la cual salía todos los días a la media noche para que nadie la viera- decían algunos-, que tenía una enfermedad maligna y por eso se había aislado de los demás- pensaban otros-, que estaba loca y que su esposo al darse cuenta decidió encerrarla y para no despertar sospecha hizo creer a los demás que ella era quien quería aislarse, luego cavo un hueco en el patio de su casa para hacerle una habitación, tomo ocho palos para hacerle un catre, con dos cuerdas le amarro las manos y las piernas, vendo su boca y la dejo ahí para que muriera,- creían muchos-, Que se había ido del pueblo para no volver jamás creyeron los demás-, pero algo restaba credibilidad a las suposiciones de todos, esto se mostraba tan evidente a la luz del día y tan oscuro a la luz de la noche que empezaron a dudar, era muy raro todo lo que había pasado y no estaban dispuestos a dejarse engañar de nuevo; sus mentes revoloteaban hasta el punto de querer estallarse por sus pensamientos equivocados. Buscaban y buscaban la verdad de este dilema y rogaban a Dios para que iluminara sus mentes hasta que cierto día José Niño vehementemente y sin ninguna duda llego a la conclusión supersticiosa de que Emilda Contreras Zabaleta era bruja, reunió al pueblo para decírselo, afirmárselos y ratificárselos -lo es-, por que lo dudan?, Emilda si es bruja, piénsenlo bien y se darán cuenta que lo que yo les digo es verdad. Acaso a alguno de  nosotros se le ocurriría aislarse por completo de los demás, la casa en esa forma debe significar algo...que tal si es un símbolo maligno, piénsenlo-. El silencio se volvió abrumador Y uniforme, esa era la conclusión a las cuales todos querían llegar, ahora si esteban seguros de que justa palacio no había muerto de un infarto si no de una brujería echada por Emilda, si...ella debió haber profanado la tumba de algún difunto, tomo sus huesos e hizo un polvo mágico, el cual regaría por todo el pueblo y mataría a todos los que allí Vivian. El pánico y la zozobra sacaron a deducir más conclusiones, ahora si todo estaba claro, Emilda había hecho creer a todos que se había ido del pueblo definitivamente y que la supuesta enfermedad maligna que sufría no era más que los ritos satánicos que todos los días a la media noche cuando todos dormían practicaba y que ni siquiera su esposo amarrándola y encerrándola debajo de la tierra habían podido detenerla. Inmóviles se quedaron por unos segundos hasta que reaccionaron y se retiraron apresuradamente hacia sus casas; recogieron a sus hijos y antes de las siete de la noche se encerraron en sus viviendas; a la media noche todos podían escuchar los gritos y los ritos que desde la casa de Emilda salían, eran angustiosos y aterradores esos momentos, antes no los escuchaban ni los veían porque ella había lanzado al aire unas palabras secretas para que nadie se diera cuenta de esos sucesos oscuros, pero ahora que la luz de la verdad  había llegado a sus ojos se daban cuenta de lo que pasaba. Con la perturbación entre sus ojos y la verdad entre sus labios todo era posible, el lloro de las almas en pena ya se podían oír y sus pasos tenebrosos fueron visibles a plena luz del día, los sacrificios de seres humanos se olfateaban fácilmente, si...eran personas que sacrificaban día tras día porque ese olor no podía ser de otra cosa, además ese olor a flores de muerto que por todo el pueblo se sentía y la presencia de varios pájaros negros en el tejado de su casa eran la prueba para derrotar al mal, no esperarían más...que pasara lo que pasara, no esperarían a enloquecerse para tomar decisiones, pero esta vez verdaderas decisiones porque el tiempo que dejaron pasar fue muy largo. Tomaron hachas, machetes, fuego y gas para acabar con el eje del mal... la demencia de la sangre enfurecida gritaba con coraje que querían soluciones, corrían y corrían todos porque nadie quería quedarse por fuera para matar a Emilda y su secta....Los ruidos y las voces del tumulto despertaron al padre Gonzalo quien aturdido se preguntaba que pasaba?, porque el escandalo?, apurado salió a la plaza...Carmenza, Carmenza, que pasa?,-padre, vamos a acabar con Emilda-,por qué?, pero porque,-pregunto el padre-,-porque sus pensamientos son malos, es mala y le hace maldad al pueblo padre-, ella es mala, bruja, bruja!, tiene que morir quemada como las brujas; padre, usted también tiene que venir... tiene que hacer una limpieza para que su alma malvada no quede penando en el pueblo, hay que encaminar su alma hacia la luz... -que!, pero de que me hablas?, quien afirmo eso?, quien dijo eso?, deténganse, no dejare que sus brazos enloquecidos se levanten contra la humanidad de un alma inocente!, no se atrevan a dañar a la inocente Emilda porque si lo hacen...los excomulgare a todos, y mientras yo sea el párroco de esta iglesia no podrán ingresar ni poner sus pies sobre ella... no entiendo nada, porque dices esas cosas?, de donde han sacado tantas locuras?,-es la verdad padre, Emilda hace ritos y sacrificios dentro de su casa, también profana las tumbas, ha matado a muchas personas...mire, ve esos pájaros negros y gigantes sobre su techo; son las aves de la muerte, vigilan la casa y no dejan que nadie se acerque o entre, es una bruja!, -que... dónde están?, yo no veo nada...como se atreven a decir tales cosas?,-padre, usted no puede verlos porque esta cegado, la malvada Emilda lanzo unas palabras secretas para que vendara los ojos y corazones de todos nosotros...-que, están seguros de lo que me están diciendo?, cállense! , callen sus lenguas viperinas porque no dejare que me envenenen, serpientes hacedoras de mal, porque lanzan calumnias y dañan la dignidad de una mujer honrada...están seguros de lo que dicen?, quien de ustedes ha visto tales aberraciones, a quien de ustedes se les ha extraviado alguno de sus hijos para afirmar lo dicho?, quien de ustedes ha visto a los supuestos muertos...como puede salir tanta  denigración de sus bocas y luego tragar sus salivas sin hacerse daño; oh Dios mío!, porque dotaste de lenguas tan dañinas a estos hombres si con sus mentes retorcidas era suficiente...es mejor que regresen a sus casas antes que me hagan enojar!,-no lo haremos padre porque lo que nosotros decimos es la verdad...usted no puede verlos porque sus ojos están cegados y no comprende nada, pero nosotros si...vayamos y partamos esa cueva y lo comprobara, pero el que si por su gusto quiere estar ciego, que camine en oscuridad.-Cállense deslenguados y respétenme, no les permito que sigan agrediendo mis oídos con palabras necias y ...se los advierto, si llegan hacerle algo a la inocente  Emilda no los dejare entrar a la iglesia!.



Milly

La historia de esta niña te llevara a emprender un viaje fascinante  Donde revivirá en ti el niño que se había dormido. Aventuras, sueños, lugares desconocidos, y todo aquello deseamos conocer hacen arte de este cuento. 



INICIO DE LA HISTORIA

Milly, miraba sus manos y a la vez contemplaba el inmenso cielo; contaba las estrellas y asombrada por la gran cantidad que de ellas había, se preguntaba si tenían ojos, nariz, boca y también manos, pues si tenían nombre debían ser personas. Milly, con tan solo cinco años jugaba a cuenta tus deditos y las estrellas cantaran; era grandioso ese juego así como también le era fascinante observar por su ventana a costada en su cama el anochecer con todo y la oscuridad que cubrían su habitación. Pensaba en porque a su hermano y a varios de sus amigos le temían a la noche, y se preguntaba, porque decían que al apagarse las luces extraños seres nocturnos salían a asustar a todos los niños del mundo. Se le erizaba su pequeño cuerpo al pensar en eso, sabía que no podía ser verdad porque ella revisaba debajo de su cama, en el armario y hasta en el baño, pero los monstruos de los que tanto le hablaban no se dejaban ver, o quizás no existían, así es que mejor seguía contemplando el cielo. la luna le parecía hermosa, sobre todo cuando pensaba que en ella vivían las hadas, Y las estrellas ni hablar; ellas debían ser las verdaderas hadas, que complacen los deseos, pues había escuchado decir a su profesora que cuando era niña pidió a una estrella un regalo y se lo dieron. Sus ojos tiernos se iluminaban cuando pensaba en todo lo que tenía para pedir: estrellita, estrellita, que tienes ojos y también tienes voz, arrulla mis oídos con tu bella canción. Milly sonreía al decir estas palabras, y con la picardía en su rostro miraba nuevamente sus manos y aquella estrella que parecía apagada, pero que sobresalía entre las demás.
 Esa estrella era especial para ella ya que la consideraba su hada-amiga, pues cuando milly se dormía sentía que podía hablar con ella. Sus sueños no la engañaban, pero sus padres sentían gran preocupación y siempre le decían que esa era una amiga imaginaria.

LIRIOS AZULES

Poesías  sensible para gente sensible, es la forma mas sencilla de describir este libro de poemas.



                                                            POEMAS

EN EL FINAL DE NUESTROS DIAS

Adiós a las primaveras,

Adiós a la piel tersa que anhela;

Que vuela y lucha,

Que sufre y busca.

Adiós a la lozana belleza,

Al cuerpo fuerte,

A la mente que emprende:

Adiós,

Adiós a lo que siempre quise ser y no fui,

A mi triste existir...

A mi vago sufrir.

Adiós alegrías que muchas veces fue fría;

Soneto y encanto,

Sublime es el canto de los días,

Amargo los ratos,

Erguida la vida.

Al final de nuestros días

Adiós con alegría;

Llego el ocaso,

Se va la vida.



SIMBOLISMO

Triste soneto que no expresa,

Amaneceres sin belleza

Desvirtuaron la nobleza

Que alguien quiso resaltar.

Ojos de plegarias diluidas,

Mirada de un mártir que sin su voz

Pinta y se arrima

A las manos tibias que abrigan.

Soneto,

Triste soneto

No clames más,

Aquí está tu alegría,

Atrás quedo la oscuridad.



LA REALIDAD DE LOS DIAS

Ya no soy el sol de antaño,

Ya se fueron mis encantos...

Los días de alegría,

Los años de armonía

Fueron muchos y hoy terminan.

Ya los sueños no hacen parte

De mi rostro,

Ya no anhelo ver lo nuevo

De la vida;

Ya no brillan mis pupilas,

Ya cedieron mis rodillas.

Piel lozana,

Benévola mirada que se pierde,

Entre los hueros de un amanecer sin rieles,

Frio es el presente y sus arrugas

Que hoy me hieren.

Ya no encuentro más peldaños,

Ya no soy el sol de antaño,

Ya no busco el horizonte,

Ya yo se cual es el norte.



SIEMPRE CONTIGO

Aunque no estés,

Aun...si aquí estuvieras de cuerpo en pena,

No lograría sentir tu estela.

Aunque en la oscura soledad

De mis momentos pidiera

Por nuestro encuentro

Seria la cruz de los recuerdos

La que me uniera con tu sosiego.

El frio eco de tu vida

Marco la mía,

La breve despedida

Se hizo más viva,

Y hacia una sombra

Eche mi lágrima muy afligida.

Aun,

Llorando estoy sin ver el sol,

Aun,

Y con el sorbo del amargor;

Siento tus pasos s donde voy,

Huelo tu aroma,

Beso tu amor.

Aunque no estés,

Aunque el silencio de tu boca

Se llevara hacia las rocas

La alegría de mis mejillas,

Busco tus huellas sin ver las mías,

Grito tu nombre que se borró de

Nuestro hoy,

Busco tu imagen desvanecida

Que me dejo ciega y vacía.




                                                                             Adiós 

Te fuistes...

Me dejaste tu rostro petrificado,

Sin poder hablarme,

Sin poder escuchar de nuevo

El sonido de tu voz

Me dijiste adiós.

Hasta nunca,

Hasta que el cielo y la trifulca

Nos quisiera rejuntar...

Hasta luego,

Hasta entonces,

Si es que encuentro el horizonte

En el más allá.

Te has marchado de este mundo,

De mi vida...

Te fuiste,

Te alejaste sin saber adónde,

Tal vez a un nuevo norte.



ADONDE FUISTE

En vano menciono tu nombre

Si hoy te escondes de mi voz,

En vano te llamo

Si al sentirte alejado

Me confundo en lo vago.

Errante es mi eco

Entre la luz y el receso

De la noche turbia,

Pagana la liturgia que al

Amanecer se turna con mi devoción.

Tirano es el sol y su apatía,

Tirana la mentira que hace guiños,

En vano menciono tu nombre

Si al encontrarte se oscurece mi vida.

En vano lloro tu partida,

En vano  y sin la luz del

Nuevo día me acostumbro a estar sin ti,

En vano menciono tu nombre

Si al llamarte no respondes.

                                                                               

                                                                   



                                       

LOS HIJOS DEL SOL


La tierra corria gran paligro, aquellos de quienes no se esperaba su presencia habian llegado.

cuales eran sus intensiones?.



INICIO DE LA HISTORIA

En la tierra que corva la noche, vivan los seres más extraños que pudieron habitar lugar alguno. Eran ellos llamados los hijos del sol, pues nadie sabía de donde provenían... Humanos, humanoides o lo que fueran, eran extraños, a la vista de quienes habitaban la tierra. Los muchos libros decían: que una vez vinieran aquellos de quienes no se esperaba su presencia, las estrellas bajarían a enfrentarse con ellos, pues se decía también que traerían consigo la maldad en las manos, y el poder que le robaron al universo. No era extraño ver en esos días, como la gente privada de su libertad emocional, buscaba parecerse aún más a los robots; la vestimenta lo decía todo... el modo de andar duplicaba aun mas lo característico de aquella figura inhumana que muchos estaban adoptando. Pero esto, más que una moda, era la forma de escapar y de protegerse de la presencia impostora de quienes habían venido de lo más lejano del planeta. Sabina lo sabía; cierta parte de ella, era consciente de su casi figura no humana... pero su lado elementan le decía que su procedencia estaba más cerca de lo terrenal, que de aquel lugar desconocido del cual habían salido su descendencia. Mutar no era humano, y transmutar, la volvían en la evidencia de que era un engendro; no sabía si del mal o del bien, pero estaba destinada a afrontar el linaje que durante años había escondido. Ni siquiera el más cercano de sus amigos, hubiese imaginado lo que en verdad ella era, temía ser rechazada, por tal razón, trataba de no dejar nada que pudiera delatarla, y de esta forma poder llevar una vida equilibrada. El temor a ser descubierta la llevaron a mentir e inventarse una vida que no era la suya; hubiese preferido no conocer la verdad a vivir con ella, saber que no era igual al resto de las personas, la inquietaba, y la hacían preguntarse quién era?, y de donde habían venido ella y sus progenitores, pues le costaba creer en eso que muchos llamaban extraterrestres, y al pensar que tal vez ella, o alguno de sus seres amados pudieran no ser de este planeta la aterraba. Podía verse al espejo y darse cuenta que no había diferencia entre ella y alguna de sus amigas, por lo menos en su estructura humana, pero la diferencia estaba en que ella podía hacer cosas que otros no podía hacer; de donde había obtenido tales habilidades, no lo sabía, pero cada vez que escuchaba decir, que seres  provenientes de otro planeta estaban habitando la tierra, la llevaban a interesarse en averiguar sobre su existencia. No podía creer en aquellos que decían, que vieron como del sol bajaron bolas de fuegos hacia el mar, y después se transformaron en personas...se desconocía el rumbo que habían tomado, pero esa imagen, marco la vida de muchos; la tenebrosidad en que describían esos momentos, hicieron pensar que era el final...deberás sucedió esto, se preguntaba sabina-.miraba nuevamente su rostro en el espejo, y leía periódicos viejos, donde se detallaba esta historia; los hijos del sol...era ella una de las que descendieron del espacio; hija de un astro, como podía ser posible esto, los planetas no paren gente, y mucho menos una roca puede volverse humana, tal vez la errónea creencia de que en el espacio había seres que lo habitaban, pudo ser la causante de tales alucinaciones; sabina, aun se rehusaba a creer, su apática mirada, mostraba desprecio a todo aquello que hacía referencia a lo desconocido, pero no podía desprenderse de la verdad, aunque quisiera negarla. Había otros como ella, y donde estaban, era la pregunta-; miraba sus manos y recordaba una ocasión en que sin darse cuenta su energía movió varios objetos, sus amigos la miraron extrañados...ella les dijo que eran parte de los trucos que le había enseñado un ilusionista; le creyeron, porque querían creerle, mas no porque estaban convencidos. En ese momento comprendió la calidad de amigos que tenía, sin embargo, debía seguir ocultando su secreto. Su padre le había dicho que una parte de la historia aún no se había escrito, pero debía estar preparada para cuando vinieran a terminar lo que ya se había empezado... su juventud, la llevaba a desentenderse del tema y olvidar, pues quería vivir su vida igual al del resto de la jóvenes; ir a la universidad, compartir con sus amigos, fiestas, y sobretodo, pasar desapercibida ante aquellos cazadores de extraterrestres...si, había una red secreta que basada en ciertos parámetros identificaba supuestamente a los que habían caído del espacio, también tenían maquinarias especialmente fabricadas para combatir todo aquello que viniera a atacarlos...la humanidad temía ser invadida por algo existente superior a ellos...desde hacía varios años el ateísmo era la religión predominante en gran parte de la tierra, Dios había quedado solo, pues los corazones de los pocos creyentes, flaqueaban. Sabina, mutaba su cuerpo a una apariencia andrógina, cuando de repente alguien toco su puerta; tuvo que volver rápido a la normalidad...al abrir, encontró parado a Lucas, desesperado y con varios libros en la mano, ya que debían hacer la tesis de grado, y estaban atrasados; Sabina, un tanto nerviosa le pidió que se calmara y pasara, pues ella había adelantado gran parte del trabajo, y no había razón para estar preocupados; al tocarlo, este se estremeció y se apartó de ella; aterrado la miraba... buscaba en ella para ver si tenía algo en sus manos, pues sintió que su cuerpo había sido quemado por una descarga eléctrica; al mirarse, vio parte de su ropa quemada, su brazo rojo , con vejigas, y con el ardor en la piel. Lucas, estaba paralizado, empezaba a sospechar que sabina no era tan normal como aparentaba...